dentes-logo-especialidades-odontopediatria

Odontopediatría

Desde nuestros orígenes hemos prestado especial atención al cuidado de la dentición infantil, siendo un centro de referencia en este ámbito. Atendemos niños de todas las edades, para revisiones, tratamientos preventivos y tratamientos interceptivos. Asimismo, nuestro equipo de ortodoncia está formado y atiende regularmente a niños con malposiciones dentarias y malformaciones esqueléticas (de los huesos). En caso de precisar tratamiento de ortodoncia, se hace un seguimiento para iniciarlo en el momento oportuno, buscando optimizar el resultado y reducir el tiempo de trabajo. Con frecuencia pueden requerir varias fases de tratamiento, separadas incluso años, para aprovechar las diferentes etapas decrecimiento. Nuestro equipo está especialmente concienciado por el riesgo de caries que acumulan algunos niños. Si bien la incidencia de caries en la población general ha disminuido, algunos niños acumulan una gran cantidad de lesiones de caries. Es necesario hacer un estricto seguimiento de estos pacientes de alto riesgo para minimizar las lesiones de caries y preservar así la salud oral.

Clínica Dental Dentes - Barcelona - Cita Odontopediatría

“La peor frase: no te va a doler…
Cuando de camino al dentista decimos al niño frases como no te va a doler o tranquilo que no va a ser nada no hacemos otra cosa que ponerlos en alerta y dificultar el tratamiento posterior, al que llegarán seguro con miedo. Informar es bueno, meter miedo, … no. Expliquemos a donde vamos y por qué, pero sin darle importancia, como quien va de compras, al cine o de paseo.”

Los cuidados de la dentición empiezan desde la infancia. Es importante revisar los dientes de los niños desde los 4 ó 5 años salvo presencia de algún tipo de molestia en edades más tempranas. Los dientes molares de leche se deben mantener en la boca hasta los 10 a 13 años, y su pérdida prematura puede condicionar trastornos en los dientes definitivos. Es por ello necesario arreglarlos cuando tienen problemas, para tratar de mantenerlos hasta la erupción de los dientes definitivos que los sustituyan. Y en caso de pérdida, suele ser preciso colocar un mantenedor de espacio para evitar que los dientes se muevan y “robe” el espacio a los que deben salir después. Es excepcional tener que recurrir a sedación o control con medicamentos de la ansiedad en los niños cuando van al dentista. La atención dental al niño no supone, contra lo que muchos creen, un trauma para ellos. Es importante no tratar de tranquilizar al niño en su visita al dentista con argumentos como “no te harán daño”, o “tranquilo, que no pasa nada”. Ello provoca un estado de alerta en el futuro paciente que le hace pasar por un estrés innecesario. Los niños son, por lo general, unos grandes “pacientes”. Toleran todo muy bien, y más tiempo que los adultosd. Sólo necesitan que se les expiquen bien las cosas y se les enseñe lo que se les va a hacer.